Blogia
N'ASTURIANU. RESERVADO EL DERECHO DE ADMISIÓN

HONESTIDAD, FICCIÓN Y REALIDAD

 

 

Honestidad. Palabra de moda en Asturias estos días. Según la Real Academia de la Lengua, honestidad es la cualidad de honesto, y honesto se define como: 1. Decente o decoroso, 2. Recatado, pudoroso, 3. Razonable, justo, 4. Probo, recto, honrado.

 

Eso mismo rezaba nuestro Presidente Álvarez Areces hace unos días, que hay que gobernar en honestidad, por y para Asturias. No se muy bien a que se referirá con honestidad, pero la definición parece clara. Parece claro que “justo” sería que habiendo conseguido el PP el 41.8% de los votos, frente al 41.6% del PSOE, el cual haciendo una coalición, cuanto menos deshonrosa, con IU consigue la mayoría. ¿Es quizás “honrado” someter a su libre albedrío los votos de IU a un gobierno en coalición para nada deseado por la mayoría? Yo si voto a IU es para que gobierne IU y no para que gobierne el PSOE. Desde mi punto de vista la desviación de votos entre bloques políticos no es más que una estratagema para engañar al votante, al pueblo, a todos… Primero IU dice que no hará coalición con PSOE si siguen con su política frente al embalse de Caleao, frente a la cooficialidad del asturiano, frente al cierre de Teleasturias, frente al cierre de una serie de empresas que daban economía y prestigio a la región… y resulta, que habiéndose corroborado en su postura el gobierno del Principado, se vuelve a hacer coalición para “asegurar un gobierno de izquierdas”. ¿Qué es la izquierda? O mejor dicho, ¿a qué se refieren estos señores con “la izquierda”?.

 

Yo soy de izquierdas, o al menos eso creo. Porque ya no se que es ser de izquierdas. Yo pensaba que la izquierda era un segmento que considera prioritaria la consecución de la igualdad social frente a los intereses netamente individuales. En el campo económico, si bien se ha dejado de oponerse al sistema capitalista, se solía fomentar el estado del bienestar. Analicemos esta definición comparándola con la “izquierda” que se pone en práctica en Asturias en particular y en el territorio español en general.

 

Cuando alguien vota a IU es para que todos estos objetivos se cumplan (o así debería de ser), sin embargo, estos señores (para mi gusto impresentables), lo único que hacen es ceder sus votos a un gobierno que ya viene dando luces desde hace mucho tiempo de que sus objetivos no son, ni muchísimo menos, los anteriormente descritos.

 

En primer lugar, la igualdad social. La igualdad social, señores, no es tener el mismo número de diputados que de diputadas, o el mismo número de ministros que de ministras. Eso no es igualdad social. La igualdad ha de ser a nivel de calle, no en los carteles electorales. La igualdad social debería de contemplar a la multitud de titulados superiores que no llegan a los 1000€ al mes, a los jóvenes que no pueden permitirse el acceso a una vivienda por falta de medios, a los jubilados con pensiones lastimosas, a los discapacitados… y ¿cuál es la respuesta a esto? Pues bien, la respuesta de este gobierno es la especulación urbanística (por ejemplo los nuevos edificios en la zona recién recalificada en las inmediaciones del nuevo Hospital Central de Asturias), el mantenimiento de las pensiones en valores infrahumanos… esto no es Izquierda.

En cuanto al estado del bienestar, eso suele entenderse por una vivienda digna, una seguridad social aceptable, una pensión aceptable… No una serie de autopistas inútiles (una nueva autopista construida entre Oviedo y Gijón destinada a disminuir el tráfico de la ya famosa “Y”, y que consigue 16.000 desplazamientos al día frente a los más de 400.000 de la “Y”) mientras que sigue habiendo zonas en Asturias completamente incomunicadas y desamparadas… esto tampoco es Izquierda.

Otro de los derechos básicos es la libertad de expresión. Resulta que se procede al cierre de Teleasturias, una cadena regional que pone sobre la mesa las deficiencias del gobierno, y que, al ser un obstáculo se procede a su eliminación. Miembros de IU se ven fuera de su partido político por mostrar su repulsión frente a este acto del gobierno. El gobierno no quiere realizar declaraciones en este tema. Un acto que atenta contra el derecho fundamental a la libertad de expresión, respaldado por un gobierno de “izquierdas” y por sus amiguitos de IU que también dicen ser de “izquierdas”… desde mi punto de vista, esto tampoco es Izquierda.

Estas y otras muchas actuaciones son las que hacen dudar sobre qué es la izquierda, a quién estamos dando nuestro voto, cuál es nuestra ideología, y para qué. No nos confundamos nunca, ser de izquierdas no es lo mismo que decir que se es de izquierdas, el hábito no hace al monje.

Por tanto, un votante como yo, de izquierdas, que decide votar a la izquierda, de acuerdo con una ideología muy bien fundada, resulta que finalmente ese voto está destinado a un gobierno, el del PSOE, sin el consentimiento del votante, que más que de izquierdas parece un gobierno de derecha, en ocasiones extrema, y sumido en el capitalismo. Vamos que si votas a la derecha estas votando a la derecha y si votas a la izquierda estas votando también a la derecha, y lo más deplorable de todo, sin tu consentimiento.

Conclusión que saco de todo esto, pues que me alegro de haber votado al PP en contra de mi ideología política, pues al menos ellos no ocultan su política para obtener una serie de votos ficticios, y desde mi punto de vista, robados de la mano del votante. Al menos en este caso, considero que se debe premiar su honestidad.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres